Suite: Cálculo de la rentabilidad de recomendaciones para mejorar la eficiencia (Parte 7, “RETRASADOS”)
Inicia sesión | Regístrate

Suite: Cálculo de la rentabilidad de recomendaciones para mejorar la eficiencia (Parte 7, “RETRASADOS”)

  • Octubre 26, 2021
  • 2,505

 

El tema del porcentaje de cerdos de bajo peso ya lo he tratado con detalle en cuatro artículos publicados aquí en Porcicultura.com pero, ahora hago una síntesis de todos los puntos críticos, incluyendo el cálculo de su impacto económico en un nuevo formato en Excel, que pongo a su disposición.


ENLACE CON ARTÍCULOS ANTERIORES.

LOS PUNTOS CRÍTICOS DE CERDOS DE BAJO PESO.


El tema de los cerdos de bajo peso ya lo traté con detalle aquí en Porcicultura.com; es una secuencia de artículos y sus respectivas hojas de cálculo, aquí los enlaces.


Clic encima de los siguientes títulos.

Si usted ya ha leído dichos artículos puede ir directamente a la sección final de este artículo “Cómo estimar el impacto económico”, tema que por cierto he mejorado en su formato de cálculo (horizontal).


Definición de cerdo de bajo peso.

Son cerdos de bajo peso porque, con respecto a sus compañeros del lote semanal, a simple vista se aprecian con una talla menor, y por tanto, se infiere que tienen un peso marcadamente menor.  Por ejemplo, si el peso promedio del lote es de 100 kg, los cerdos de bajo peso están en 70 kg o menos.  En el cuadro 1 y gráfica 1 ejemplifico los diferentes porcentajes de cerdos en cada intervalo de peso a una misma edad (rastro)El asunto es que, un mayor porcentaje de cerdos de bajo peso es indicador de una mayor ineficiencia del crecimiento y en consecuencia, habrá menor rentabilidad.




Interpretación. En el ejemplo hay un total de 23 cerdos de menos de 70 kg (11.5% de los cerdos del lote), explico:
en el recuadro aparecen los cerdos de menos de 70 kg (es la suma de los cerdos en 4 intervalos de peso: 12 + 6 + 3 + 2 = 23 cerdos).  También se presenta el resto de los cerdos en cada intervalo de peso.  La gráfica 1 deja ver claramente la silueta de la campana de Gauss o Distribución Normal, en otras palabras, es la distribución ideal de los pesos alrededor del promedio, de acuerdo con su Desviación Estándar y las leyes de la Distribución Normal.


Para recordar los conceptos básicos de la Distribución Normal y la Campana de Gauss, recomiendo ver el video de 13 minutos de duración que he publicado aquí en Porcicultura.com; este es el enlace:


https://www.porcicultura.com/destacado/Campana-de-Gauss-y-la-prediccion-de-datos-de-la-poblacion


¿Cerdos de segunda?

Los cerdos de bajo peso a rastro también son llamados “cerdos de segunda”, pero en las granjas, suele hacerse una subclasificación de acuerdo con el mercado local, y además, esta clasificación intenta referir la causa del retraso.  Los nombres (u apodos) son funcionales para la venta local.


El rubro venta de “cerdos de segunda” involucra los siguientes tipos de cerdos:       

  1. Retrasados o redrojos. Cuando los contemporáneos de su grupo ya se vendieron; por ejemplo, si el peso promedio de venta fue de 100 kg, los de 70 kg y menos se consideran retrasados.  Aun así es probable que sean cerdos sanos, o tal vez con enfermedad subclínica, pero su aspecto físico puede ser bueno.

  2. Defectuosos.  Además del retraso en el crecimiento pueden presentar anomalías evidentes; “Herniados”, “Chiclanes”, “Flacos”, “Enanos”, “Caídos”.


    Nota: Los cerdos de segunda provienen de la engorda (progenie), entonces, en esta clasificación no se deben incluir “desechos” de pie de cría (hembras o verracos); ni se debe usar la palabra “desecho en los cerdos de engorda, así se evitarán confusiones en los reportes de ventas y mortalidad.

  3. Para otras consideraciones recomiendo consultar mi artículo “¿Vale la pena criar a los cerdos de bajo peso?”.  Por ejemplo: a) No siempre los cerdos de segunda son de bajo peso, b) ¿Cómo se negocia el precio de venta? c) Castigo en el precio aún si ser de bajo peso.

¿Cuál es la causa de cerdos de bajo peso?
R = Son variadas.

  1. Bajo peso individual al nacimiento dentro de la camada. Es la causa más frecuente porque biológicamente es normal; y por tanto, siempre se presenta. Por ejemplo, si el peso individual al nacimiento es de 1.3 kg (unos 12 nacidos vivos), habrá unos 3 lechones viables entre 0.9 a 1 kg. Son lechones sanos que pueden conservar la salud hasta rastro, tienen buen crecimiento, pero siempre irán “retrasados” con respecto a sus hermanos de camada y compañeros del lote semanal. Por eso vale la pena darles unas dos semanas más de tiempo de engorda (siempre y cuando la capacidad de las instalaciones lo permita).


    Los 3 cerditos sanos de la foto son del mismo lote semanal de destete (un mediano, el más grande y el más pequeño del lote).


    La variación de peso-talla es muy amplia, pero es bastante común en cada lote semanal de destetados, y en todas las granjas.


    Esta variación se conserva proporcionalmente hasta la edad a rastro, incluso aumenta considerablemente en número reales (kilogramos).

  2. Variación de la edad a rastro de los cerdos, dentro del lote semanal. También es muy frecuente, tomemos en cuenta que, dentro del lote semanal de partos (y por tanto, lote de destetados → engorda), puede haber algunas camadas que tengan 4 días menos de edad que el promedio, o sea, si la edad promedio de destete es de 20.7 días, puede haber camadas en el lote con 18 y hasta 23 días de lactancia (aún con sincronización de partos), y es que el origen de esta variación está dado por:

    • El día de la semana en que se inseminó a la cerda.
    • La variación en la duración de la gestación (+/ - 3 días).
  3. Enfermedad. Muchas veces se desconoce lo que provoca cerdos “Flacos”, “Enanos”, “Caídos”, pueden ser factores patológicos individuales, pero también puede deberse a que quedaron afectados después de una enfermedad infecciosa, adherencias de la pleura, daño en la mucosa intestinal (falla en la digestión y/ o absorción), abscesos en hígado y/ o pulmón, etcétera; esto sólo se descubre al sacrificio por el comprador local, o a la necropsia en la granja (muchas veces es necesario sacrificarlos pues su condición es lastimosa).


¿Conviene criar a los cerdos de segunda?

  • No es sensato dar una respuesta tajante acerca de la conveniencia de criar “cerdos de bajo peso o de segunda”; y es que primero se deben entender las causas; de hecho, el nombre “cerdo de bajo peso/ cerdo de segunda” es ambiguo, y tal vez sólo se refiera a que su precio de venta fue castigado (alguna razón habría). Los cerdos de bajo peso pueden ser cerdos perfectamente viables de ser engordados, sólo habrá que darles más tiempo pues, “su único pecado” fue haber nacido al final del grupo (menor edad), o ser los más pequeños de la camada; pero pueden conservarse sanos y tener un buen desempeño de crecimiento que ayude a diluir los costos fijos de producción de la granja (“no ver sólo el árbol, sino también el bosque”). Otra cuestión muy distinta es la referente a “cerdos de bajo peso/ segunda” originados por problemas clínicos. Habrá que hacer la diferenciación básica: cerdos sanos o cerdos enfermos.


Indicador de eficiencia del crecimiento.

El
porcentaje de “cerdos de bajo peso/ segunda”, es un indicador que indirectamente nos está hablando de la velocidad de crecimiento del resto de los cerdos del grupo, en otras palabras: 1) A mayor porcentaje de “cerdos de bajo peso/ segunda”, y/ o 2) Menor peso promedio de los “cerdos de bajo peso/ segunda”, será menor el desempeño del crecimiento del resto de los cerdos del lote, y es que ambos indicadores están asociados (este tema se verá con claridad en la sección de cálculo de impacto económico).


¿QUÉ PASA EN LA PRÁCTICA COMERCIAL?

  1. Actualmente hay una marcada tendencia a vender los cerdos con un peso promedio de 120 kg o más, afortunadamente con dicho aumento de peso promedio de venta se ha disminuido mucho la frecuencia de cerdos de menos de 70 kg por lote, por ejemplo el cuadro 2 hace una comparación.

     


    El cuadro 2 compara dos lotes de cerdos a la venta con: a) Mismo número de cerdos (200), b) Diferente peso promedio (100 vs. 120 kg), y c) Mismo Coeficiente de variación (25%).  Pues bien, los números en el marco destacan el número de cerdos de menos de 70 kg, es decir, para el peso promedio de venta de 100 kg son 23 cerdos (2 + 3 + 6 + 12 = 23), y para el peso promedio de venta de 120 kg, sólo son 10 (5 + 5).  Esto comprueba lo que acabo de mencionar, a mayor peso de venta, menor cantidad de cerdos de menos de 70 kg; y por tanto, menor cantidad de cerdos castigados con bajo precio de venta.

  2. Otra realidad que tiene décadas de usarse. Para disminuir la variación de peso de los cerdos vendidos se usan tres lotes de cerdos con la siguiente estrategia de selección (ver cuadro 3).

     


    Interpretación.  Para disminuir la variación de peso dentro del lote de venta, la semana de venta actual está conformada por cerdos de tres grupos, veamos; 1) Para la semana actual de venta, el lote con 22 semanas de edad (en medio), es el grupo presupuestado para venderse pues la mayoría de sus cerdos (160) ya tienen el peso objetivo de 100 kg (hay que considerar que de este grupo, una semana antes se extrajeron sus cerdos “punteros” y, que sus cerdos de bajo peso se dejarán una semana más para alcanzar un mayor peso); 2) En esta misma semana de venta, del grupo de 21 semanas de edad se extraen los cerdos más pesados (“20 punteros”, 105 kg en el ejemplo); y 3) También en la semana actual de venta se venden los cerdos remanentes del lote con 23 semanas de edad, donde ya sólo quedan los cerdos más pequeños (20) que se dejaron una semana más para que aumentaran su peso (tienen una mayor edad que la de sus compañeros que ya salieron a rastro).  Semana con semana se va aplicando esta estrategia, claro, con flexibilidad.

    Sin embargo, existen granjas que deben desocupar el edificio que aloja a un lote de cerdos de la misma edad; por tanto, se ven en la necesidad de enviar a rastro a todos los cerdos del lote en la misma semana, con toda la variación de peso que esto implica, no pueden “darse el lujo” de dejar cerdos retrasados una o dos semanas más para que ganen más peso.

  3. Otro factor de la realidad es que, la oferta y demanda del cerdo en los mercados nacionales depende de la época del año (Cuaresma, Navidad, vaivenes de importaciones), región, competencia, etcétera; esto modifica los flujos de venta, por ejemplo, generalmente en diciembre y enero se venden, a muy buen precio hasta los cerdos de bajo peso, e incluso lotes de cerdos completos que todavía no alcanzan el peso proyectado, bueno, hasta las hembras de desecho alcanzan muy buen precio.


EL COSTO POR EL AUMENTO DEL PORCENTAJE DE CERDOS DE BAJO PESO.


¿El propietario no atiende las recomendaciones técnicas? ¿Cuál es el problema entonces?


R = No se tiene valorado el costo del problema.
  Así, al propietario o director todo le parece caro: tratamientos con antibióticos, vacunas, mejoras en: instalaciones, genética, capacitación y motivación de trabajadores, etcétera.


Entonces:

  • Hay que saber calcular costos de producción (saber “hacer números”, somos zootecnistas).
  • Medir selectiva pero, constantemente.
  • Analizar la información obtenida de la productividad.
  • No “ahorrar” en la generación de información confiable y oportuna.


El número y porcentaje de cerdos de bajo peso por lote, es un indicador útil de la eficiencia del crecimiento.  Siempre habrá un porcentaje considerado como normal; por ejemplo, cuando el peso promedio de venta del lote es de 100 kg, y el coeficiente de variación es del 25% (Desviación Estándar de +/- 25 kg); idealmente no debe sobrepasarse un 12% de cerdos de menos de 70 kg.


Los cerdos de bajo peso a la venta, digamos menos de 70 kg, pueden ser castigados en su precio de venta, pero el verdadero problema es cuando aumenta el porcentaje esperado de cerdos de bajo peso.


Por ejemplo, los cerdos de más de 70 kg se pagan a $30.00/ kg, pero los de menos de 70 kg se pagan a $24.00/ kg (un factor del 80%), desde luego esto varía para cada zona y época del año, pero siempre se aplica un precio de castigo con referencia al precio del cerdo supremo; sin embargo, si el porcentaje de cerdos de menos de 70 kg pasa de 12 a 25%, entonces sí hay un problema económico para la granja.


Cabe resaltar que, en granjas con enfermedades graves (crónicas o agudas), además del retraso en el crecimiento de todo el lote (menor peso a mercado a la misma edad), y consecuente deterioro de la Conversión Alimenticia, aumenta en gran medida el porcentaje de cerdos de bajo peso (cuyo precio de venta es castigado), y este es otro factor que contribuye a la merma económica. 


Un aumento considerable en el número de cerdos de bajo peso, con toda seguridad es resultado de una enfermedad infectocontagiosa severa (Neumonía Enzoótica, Enfermedad Respiratoria Porcina (ERP) o bien, Ileitis, Salmonelosis, enfermedades virales sistémicas complicadas, etcétera), pero también por fallas en el manejo, sobre todo en el área de maternidad y área de destete o crianza, pues en estas etapas una disminución de gramos en la Ganancia Diaria de Peso se convierte en días o incluso, semanas de retraso al peso de sacrificio.


Por el contrario, cuando un medicamento, vacuna, manejo; recuperan la salud de los animales, se disminuye el porcentaje de cerdos de bajo peso, y esto contribuye a mejorar el retorno de lo que se invirtió precisamente en antibióticos, vacunas, manejos.  Por tanto, en los cálculos del Retorno de la Inversión (ROI por sus siglas en inglés), se debe estimar este rubro que indica simplemente, por cada peso ($) invertido, cuántos pesos ($) se obtienen.


CÓMO ESTIMAR EL IMPACTO ECONÓMICO.
Cómo siempre, usaré un ejemplo que compara dos escenarios y, con tamaños de granjas “pequeñas” para no generar cifras muy grandes de cerdos y de dinero.


Datos:

  1. Dos granjas, “A” y “B” de 500 vientres c/ u, ambas con 200 cerdos vendidos/ semana.

     

  2. En el siguiente cuadro se anotan, para ambas granjas, el % de cerdos de primera y de segunda, así como el peso promedio y precio de venta/ kg para ambos tipos de cerdos.

     


Nota: se considera que en este modelo de predicción del porcentaje de cerdos de segunda, el consumo de alimento no varía significativamente entre “A” y “B” y, el impacto grande está tanto en el retraso del crecimiento de todo el lote, como en el castigo de precio de más cerdos de bajo peso.


A continuación los cálculos económicos:

  1. Esto es lo que se obtiene, en ambas granjas, por la venta de cerdos de primera:

     

  2. Esto es lo que se obtiene, en ambas granjas, por la venta de cerdos de segunda:

     

  3. Ahora, para ambas granjas, se suman los cerdos de primera y los de segunda:

     


Ahora analicemos los resultados:

  1. En el cuadro de resultados del numeral “3” vemos que, con el mismo número de cerdos vendidos/ semana pero, diferente porcentaje de cerdos de bajo peso (12% vs. 30%) hay una diferencia de $72,840 semanales ($3,787,680 anuales para una granja de 500 vientres).

    Claro que esta diferencia también es resultado de un menor peso de los cerdos de primera (100 vs. 95 kg), pero es que, un mayor % de cerdos de bajo peso está asociado a un menor peso de venta promedio de todo el lote.

  2. La granja “B” genera 2,340 kg más de cerdos de bajo peso (3,900 vs. 1,560) que se pagarán a un menor precio ($30.00 vs. $24.00). En fin, las diferencias entre las granjas “A” y “B” se pueden consultar en el tercer cuadro (suma cerdos de primera + cerdos de bajo peso).


Precio de venta/ kg vendido ponderado, para cada granja.


El tercer cuadro tiene una última columna que ahora presento, es el precio de venta promedio ponderado.


¿Qué es esto?
Pues es el precio de venta tomando en cuenta los kg de cerdo de primera y los kg de cerdo de segunda, veamos: para la granja “A” resulta ser de $29.51/ kg vendido y, para la granja “B” de $28.64/ kg vendido (un 3% menos).

 


El precio de venta/ kg vendido ponderado, para cada granja,
se obtiene dividiendo el importe total de la venta (cerdos de primera + cerdos de bajo peso), que para la granja “A” es igual a $565,440 ÷ el total de kilogramos vendidos (cerdos de primera + cerdos de bajo peso) = 19,160 kg totales = $29.51/ kg.


El lector que esté interesado en calcular fácilmente el impacto económico de un aumento en el porcentaje de cerdos de bajo peso puede descargar la hoja de cálculo que acabo de presentar en:

www.ecoanimalhealthmexico.com
Sección nuevas descargas.
Clic sobre esta dirección.


Esta hoja aparece dentro del libro de EXCEL donde están las otras hojas que he usado en esta Suite Cálculo de la Rentabilidad de Recomendaciones para Mejorar la Eficiencia.


En esta ocasión no he creado un video explicativo porque la hoja de cálculo es sumamente sencilla de operar, basta con cambiar los datos en las celdas sombreadas en rosa.


COMENTARIOS COMPLEMENTARIOS.

  • Afortunadamente, con el aumento del peso promedio a rastro (de 100 kg tradicionales a más de 120), disminuye en automático la cantidad de cerdos de bajo peso castigados en el precio (disminuyen los de menos de 70 kg), esto se llama en estadística “Correr la Campana de Gauss a la derecha”.

    Este tema está en el artículo 5 “Mover la campana a la derecha de los cerdos de bajo peso a rastro” cuyo enlace he colocado más arriba (junto con los otros 4 enlaces de los artículos de cerdos de bajo peso), recomiendo su estudio porque ayuda a entender como medir mejoras en este rubro.

  • En granjas con mercado local, los cerdos de bajo peso se pueden comercializar sin que sea un gran problema, incluso, tal vez no se castigue mucho el precio porque hay demanda permanente de este tipo de cerdos, el problema surge cuando se generan demasiados cerdos de bajo peso.


COROLARIO.

Con base en lo expuesto, recomiendo considerar lo siguiente:

  1. El número y porcentaje de cerdos de bajo peso por lote, es un indicador útil de la eficiencia del crecimiento. Siempre habrá un porcentaje considerado como normal; por ejemplo, cuando el peso promedio de venta del lote es de 100 kg, y el coeficiente de variación es del 25% (Desviación Estándar de +/- 25 kg); idealmente no debe sobrepasarse un 12% de cerdos de menos de 70 kg.

  2. Sí los cerdos de bajo peso son castigados en su precio por kg en pie, el impacto económico se potencia con una mayor cantidad de cerdos de bajo peso.

  3. Es recomendable hacer predicciones económicas basadas en escenarios del porcentaje de cerdos de bajo peso, con y sin castigo en el precio de venta (como se hizo en este artículo), el análisis de los resultados ayudará a mostrar la rentabilidad potencial de productos como antibióticos, vacunas, manejos, etcétera. El propietario y gerente de la granja tomarán conciencia de que al año, hay mucho dinero por recuperar, y si quieren mejorar la rentabilidad de la granja, deberán buscar eficacia-rentabilidad, no lo “barato”.

  4. También es importante calcular el precio ponderado de venta de todos los cerdos (sumas de cerdo de primera y de bajo peso), es sencillo y, se verá que los cerdos de bajo peso con precio castigado bajan considerablemente el precio de venta ponderado.


Palabras clave.

Cerdos de bajo peso, precio de venta castigado, ROI, Conversión Alimenticia.


Nos vemos en la próxima entrega de esta sección Teorema y de esta serie de artículos:


Suite: Cálculo de la Rentabilidad de Recomendaciones 
para Mejorar la Eficiencia.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.