Inicia sesión | Regístrate

Manejo integral de la unidad generadora de reemplazos, pie de cría y selección genética

  • Junio 21, 2021
  • 3,032

INTRODUCCIÓN:


La Unidad Generadora de Reemplazos y Pie de cría, como todas las áreas de la granja es un engrane de suma importancia en la productividad de cualquier unidad pecuaria de producción, el manejo dentro de ésta área comprende desde el nacimiento de las lechonas, su proceso por varias selecciones anatomofisiológicas y genéticas, crecimiento, desarrollo, manejo dentro del área de cuarentena, preparación de hembras a la pubertad, detección del celo y su consecuente inseminación para finalmente obtener lechonas que en un futuro renovarán el hato productivo de la granja.


Como su nombre lo dice el GDU, se encarga de preparar hembras de calidad suprema para mejorar la productividad de la granja, siempre teniendo en cuenta, las aptitudes anatómicas en su conformación y medibles a través de cálculos genéticos de las hembras para cubrir el objetivo de obtener el número suficiente de reemplazos de alta calidad genética para mantener una estructura de hato adecuada y productiva de la granja, al mismo tiempo que se permite la eliminación de cerdas viejas e improductivas y así de ésta manera poder obtener mayor número de lechones nacidos vivos, mejor peso al nacimiento, al destete y en consecuencia, elevar los parámetros de prolificidad, destetados por cerda al año y destetados por vida de la cerda, con una reducción en los días no productivos y finalmente tener una mejor y mayor producción porcina.


El correcto funcionamiento de una granja generadora de reemplazos depende de un adecuado balance en la población de hembras que integran el sitio 1, para esto se requiere que la estructura del hato se mantenga con un flujo de ingreso constante de hembras de reemplazo, que permite renovar el hato constantemente.


DESARROLLO:


El manejo de las hembras que son destinadas a ser la parte del hato reproductor de la granja comienza desde el nacimiento de las lechonas.


Se debe cuidar siempre el confort de la hembra próxima a parto para obtener partos eutócicos y saludables.


Al momento del nacimiento, se realiza una primera selección, aquí se eligen las lechonas considerando las siguientes cualidades en cuanto a conformación se refiere:

  • Lechonas de 1.5 k o más al nacimiento.
  • 7 o más pares de pezones alineados.
  • Hijas de hembras con partos eutócicos, sin problemas al momento del parto.
  • Aplomos correctos.
  • Salud general de las lechonas.
  • Hembras blancas sin manchas corporales.
  • Buena vulva.
  • No hermafroditismo.


Se les realiza una muesca indicando la semana del año en la que nacen y el número de camada.


Posteriormente se monitorea el desarrollo de las lechonas durante la lactancia, sin olvidar los requisitos nutricionales y ambientales de la madre, para tener destetes de mejor calidad, considerando mejorar el peso promedio al destete y la viabilidad de la madre para posteriores selecciones y servicios como hembra adulta.


Dentro del área de Maternidad, previo al destete se hace una segunda selección, aquellas hembras que fueron seleccionadas anteriormente y serán destetadas con un peso mayor a 6.5 k se aretarán con una numeración alternativa e indicando el tipo de hembra que será según su genética.


Durante la etapa del destete, se monitorean las hembras en conjunto, cuidando su salud e integridad, proporcionando una alimentación correcta, proporcionando el mayor bienestar animal posible y ofrecer tratamientos según las problemáticas médicas que surjan durante el proceso.

 


El siguiente paso es la entrada a la etapa de Engorda, donde las hembras continúan su desarrollo en corrales de engorda hasta que cumplen 140 días de edad y 70 k de peso vivo en promedio.


Aquí se realiza una tercera selección, donde se consideran los siguientes aspectos de su conformación:

  • Hembras con un peso de 70 k o más a los 140 días de edad cumplidos.
  • Hembras con una conformación adecuada.
  • Hembras con 7 o más pares de pezones visibles del antebrazo al jamón.
  • Hembras que no presenten hernias o lesiones umbilicales.
  • Hembras con aplomos adecuados, pezuñas sanas.
  • Hembras sin problemas al caminar, que no presenten claudicación.
  • Hembras con un adecuado desarrollo vulvar.
  • Hembras blancas sin manchas corporales.

Como consecuencia, después de esta selección, las hembras resultantes de este proceso se pasarán al área de cuarentena en corrales, se alojarán de 7 a 8 hembras por corral, agrupadas por tamaño, para proporcionar bienestar y la sincronización de hembras al primer celo.


Dentro del área de cuarentena, se alimentan con una formulación de reemplazo, cuyo objetivo es mejorar la calidad de los huesos, principalmente patas y pezuñas, acumular reservas de grasa y afinar la conformación materna y durabilidad de la hembra.


En ésta área también se inicia el programa de vacunación de reemplazo, cuyo esquema sugiere: PRRS, Parvovirus, Leptospira, Erisipela, Influenza Porcina, Circovirus y algunas otras vacunas dependiendo de las enfermedades endémicas de cada granja.


Durante esta etapa, diariamente, las hembras se estimulan por 15 minutos en cada corral con 3 diferentes sementales, dos veces al día, con un intervalo de 8 horas entre cada chequeo de calores.


Se debe tener en cuenta que, las hembras deben ser estimuladas con sementales ligeramente más grandes que ellas en cuanto a peso, para evitar lesiones en cadera y pezuñas con la estimulación de los sementales.


Como aspecto a considerar en el chequeo de calores, el reflejo de inmovilidad se presenta en mayor o menor porcentaje dependiendo del estímulo recibido


El objetivo es que el 90 % de las cerdas presenten su primer celo antes del día 190 de edad. Las cerdas que no hayan presentado celo serán estimuladas con restricción de alimento, reagrupamiento de cerdas o aplicación de gonadotropinas.


El plazo máximo para esperar a las hembras en celo es de 240 días. En caso de no presentar celo serán eliminadas.


Un aspecto importante en la detección de celos es que se debe considerar que el celo presenta varios ciclos importantes:
 

 




 

  • En los primeros 5 minutos donde se inicia el reflejo de inmovilidad.
  • De los 5 a 10 minutos después se inicia el pico del reflejo de inmovilidad.
  • Después de los 15 minutos hasta los 45 minutos la hembra se muestra menos receptiva y es un tiempo no optimo de cubrición.
  • De los 45 a 60 minutos, ya ha pasado el reflejo de inmovilidad y no se deberá inseminar a la hembra.


Como características a considerar del Macho Centinela para la estimulación de hembras en cuarentena, se enlistan a continuación:

  • Machos adultos productores de saliva.
  • Machos con un fuerte olor sexual, buena líbido, que no sean agresivos y de fácil manejo.


Para el manejo de primerizas es mejor si el verraco visita los corrales de las hembras en grupos reducidos de no más de 8 hembras alojadas por corral.


El lugar para checar calores debe tener algunos aspectos básicos:

  • Pisos firmes y uniformes.
  • Buena ventilación.
  • Buena iluminación con luz natural y/o artificial alrededor de 16 horas al día.
  • Evitar temperaturas elevadas.


Como preparación del verraco centinela, se debe manejar antes de comer o alrededor de 2 horas después de.


Trabajarlos en las horas más frescas del día, es decir por la mañana y por la tarde.


Nunca maltratarlos o gritarles.


La mejor forma de detección de celo es al menos con un mínimo de 2 a 3 machos entrenados, checando celos dos veces al día, trabajando con grupos pequeños de hembras.


Inmediatamente cumplidos los 195 hasta los 220 días de edad, con 1 a 2 celos detectados y su cuadro de vacunación completo, las hembras primerizas se deberán introducir a jaulas, para que la conozcan, se adapten a su nueva localización y consecutivamente en cuanto manifiesten su 2do o 3er celo, sean hembras que no se estresen al entrar por primera vez a una jaula, y no alterar la fertilidad y el reflejo de inmovilidad de la cerda.


En cuanto al proceso de inseminación refiere, para hembras primerizas se deberá hacer un total de 2 servicios con inseminación cervical, con semen terminal, con la finalidad de obtener los resultados numéricos del primer parto, para posteriormente utilizar los datos para hacer una selección genética.


La inseminación en primerizas se debe efectuar con la hembra totalmente en reflejo de inmovilidad, con la presencia del macho y teniendo contacto oro nasal con él.


La hembra debe estar en una jaula o corral que conozca previamente y esté perfectamente adaptada al lugar.


Pasos por seguir:


1. Higiene vulvar de la cerda: limpiar vulva y área circundante con toalla húmeda de un solo uso antes de la inseminación artificial. Es importante no introducir la toalla dentro de la vulva una vez que se ha limpiado el área circundante a la vulva.


2. El catéter para movilizar el semen se debe mantener limpio y se colocará una gota de gel lubricante en la punta del catéter, ya que ayuda a ingresar el mismo al cérvix sin dañarlo y es muy recomendable en hembras primerizas.


3. Estimulación de la hembra: debe ser estimulada a modo de simular el contacto del verraco en una situación de apareamiento natural, se debe aplica presión en lomo y espaldillas, aplicar presión a los lados y flancos con las rodillas, frotar los lados y masajear la glándula mamaria y la vulva.


4. Inserción del catéter: se debe insertar lentamente, dirigido hacia arriba y se gira a la izquierda durante la inserción, se deberá sentir que el catéter se bloquea a su paso por el cérvix y muestra ligera resistencia, sin dejar de estimular antes, durante y después de la inserción del catéter.


5. Flujo del semen: se colocará el semen en el catéter hasta tener plena seguridad de que está bien colocado en el cuello del útero, en hembras primerizas el paso del semen a través del tracto reproductivo es más lento, al rededor de 5 a 10 minutos toma para que el contenedor de semen se vacíe y pase a través de contracciones uterinas y por gravedad.


6. Una vez finalizado el paso del semen, se deberá retirar el catéter haciéndolo girar hacia el sentido contrario, o sea a la derecha, tirando suavemente hacia abajo. Monitorear si hay reflujo, sangrado o cualquier otra anormalidad después de la extracción del catéter.


Como parte de la selección genética de cada granja se deben considerar diversos aspectos, se debe buscar contar con una correcta distribución de hato:


Es muy importante considerar la información genealógica de las hembras, de acuerdo a estos valores se podrán hacer cálculos y estimar valores más probables para las siguientes producciones, al mismo tiempo que se podrá dirigir el sistema de cruzamiento que se va utilizar. Los sistemas de cruzamiento convencionales para la mejora de la productividad del hato son los siguientes:


Bisabuela/Abuela = Bisabuela x Bisabuelo.


F1= Abuela x Abuelo.

Terminal: F1 x Terminal.


Siendo las Bisabuelas de mayor valor genético y de menor valor las Abuelas, posteriormente las hembras F1 y finalmente las hembras productoras del eje Terminal a la engorda. La selección genética cuantitativa comienza desde que se identifican aquellas hembras que son Bisabuelas, Abuelas y F1, para de ésta forma tener control de los nuevos reemplazos que se generan semanalmente. Semanalmente se deberá recabar la información de los partos de las hembras, para así establecer un rendimiento de vida productiva de las hembras de la granja, se deberán recabar datos como: origen genético de la hembra, raza del macho con el cual se inseminó, que tipo de hembras son las lechonas nacidas como parte de una distribución de hato, al mismo tiempo que se deberá registrar el número de lechones nacidos totales, lechones nacidos vivos, lechones nacidos muertos, momias, % de redrojos por camada, número de hembras, número de machos, peso promedio de camada al nacimiento y promedio de peso individual al nacimiento, número de parto, para de ésta forma utilizar diversos métodos de selección y calcular el valor más probable de la siguiente producción y de ésta forma de las hembras destetadas seleccionar el origen genético para el siguiente servicio.   


Para hacer una selección genética y realizar un cálculo de índice genético, se pueden utilizar diversos caracteres distribuidos porcentualmente de la siguiente forma:



Si se requiere mejorar un determinado parámetro, se deben recabar datos relacionados a ese parámetro, se pueden recoger diversos datos de un animal, como son:


Morfológicos: color, conformación, aplomos, etc.


Productivos: velocidad de crecimiento, conversión alimenticia, % de magrez de la canal, medidas de calidad de la carne.


Reproductivos: prolificidad, peso de la camada al destete, longevidad, número de pezones funcionales, % de LNT, LNV, LNM Y Momias, % redrojos, fertilidad promedio, etc.


Teniendo en cuenta la diversidad de datos que una hembra puede arrojar, los métodos de selección que se pueden utilizar también son diversos,


Se deberá comenzar por estimar la Repetibilidad mediante un modelo de Análisis de varianza con un arreglo totalmente aleatorizado siguiente, considerando cualquiera de los caracteres que se busque mejorar en la granja, a fin de ejemplificar se utiliza el Número de Lechones nacidos vivos y el Peso de la Camada al Destete:


Yij = μ + Hi + Ej


Donde:

Yij es Numero de lechones Nacidos Vivos (NLNV), Peso de la Camada al Destete (PCD).
μ es, una Media General.
Hi es el efecto de la i-ésima hembra.
Ej es, el Error Aleatorio.


Posteriormente se calculará la Repetibilidad (R) con la ecuación siguiente:

R = σ2G / σ2Ft


Donde:
R es la Repetibilidad de NLNV y PCD.
σ2G es la Varianza genética de las hembras.
σ2Ft es la Varianza Fenotípica total.
Para estimar el VMPP se utilizará la siguiente ecuación:



Donde:
VMPP es el Valor Más Probable de Producción.
μo = Media del Hato.
= Media de la hembra.
n= Número de registros de la hembra.
R = Repetibilidad del carácter.


El VMPP predice en términos probabilísticos la producción del animal en el siguiente parto. A través del VMPP se puede calcular el índice materno productivo (IMP) de una hembra por medio de la siguiente ecuación:

IMP= VMPP X 365 / IEP.


Donde:
IMP= Índice materno productivo.
VMPPP= Valor más probable de producción.
IEP= Intervalo entre partos.


Por lo tanto, el IMP significa la producción de la hembra por intervalo entre partos. (Cardellino y Rovira, 1988; Altamirano, et all, 2019).


Así, de esta forma, se podrá realizar un manejo integral de la Generación de Reemplazos y Pie de cría, considerando el potencial genético y distribución del hato que conforma cualquier granja.


Es importante tener en claro que el trabajo operativo humano influye al 100% en los resultados que se obtendrán dentro de las granjas, este trabajo pretende ser una guía de apoyo y recomendaciones para el lector y su trabajo en el manejo integral del área de cuarentena, pie de cría, generación de reemplazos y su selección genética.


BIBLIOGRAFÍA:

  1. Altamirano A.J.F; Carmona M. M. A; López B.B; Alquicira C. J.A; Valdez S. A. (2019). Genética y Mejoramiento Animal. FES Cuautitlán, UNAM.. México.

  2. Montoreano, A. (1989). Control de Producción. Sitio Argentino de Producción Animal. Argentina.

  3. Espinoza, J. Plan de Mejoramiento Genético: Genética Cuantitativa. México.

  4. Berruecos, J. (1972). Mejoramiento genético del cerdo.

  5. Lasley, J. F. (1970). Genética del mejoramiento del ganado (No. 636.0821 L375.). Unión Tipográfica Editorial Hispano-Americana.

  6. Reyes, A. E. I., Muñiz, A. R. O., Mosqueda, M. D. L. J., González, J. A. G., & Izquierdo, A. C. Comportamiento de la porcicultura mexicana de los años 1970 a 2017. Una revisión documental sobre su desempeño.

  7. Villegas, G, Bolaños, A, Olguín, L. (2001). La Ganadería en México. Plaza y Valdez, México.

  8. Cavallotti, B. Palacio, V. (2002). Situación y Perspectivas de la Ganadería en México. Universidad Autónoma Chapingo. Departamento de Zootecnia. Centro de Investigaciones Económicas, Sociales y Tecnológicas de la Agroindustria y de la Agricultura Mundial. México.

  9. DanBred (2019). Manual DanBred. Instalaciones de Cuarentena, Dinamarca.

  10. DanBred (2019). Manual DanBred. Unidad de Cubriciones, Dinamarca.

  11. (2017). Manual de Manejo de Primerizas y cerdas.

 

COMENTARIOS

Avatar
José Antonio Garcí­a | Puebla, México
21 de Jun, 2021 08:48:41 am

RESPONDER

Un excelente trabajo, ¡muy buena información!

Avatar
Guisella Gricelda Ayala | Piura, Perú
21 de Jun, 2021 10:41:55 pm

RESPONDER

Buenas noches, muy buena información, gracias.

Avatar
Julio Cesar Benavides | Chimaltenango, Ecuador
25 de Jun, 2021 11:54:00 am

RESPONDER

Excelente artículo.

Avatar
Arturo E Velis R | Yaracuy, Venezuela
25 de Jun, 2021 06:43:41 pm

RESPONDER

Bueno colegas, son muy importante estas recomendaciones porque hoy en día no es como hace muchos años atrás que era 2.2 partos por años hoy esto subió a 2.5 partos por años, que significa que una cerda en 2 años pare 5 vez. Cabe destacar que esto es a través de genética y otros factores porque entre parto y parto hoy 146 días también el peso de la cerda era 130kg y hoy 140 kg entre otras. 

Muchas gracias por su información, saludos...

Avatar
Jose Manuel Barrios | México, México
26 de Jun, 2021 10:21:44 am

RESPONDER

Muchas gracias por compartir, es de mucha ayuda para repasar datos y poder generar una buena capacitación en la granja.

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.