Inicia sesión | Regístrate

Estrategias de vacunación frente Mycoplasma hyopneumoniae en lechones y cerdas adultas, y efectos sobre las lesiones pulmonares

  • Hipra
  • HIPRA
  • Agosto 31, 2021
  • 1,904

 

Introducción


El control de las infecciones por M. hyopneumoniae en granjas de cerdos se puede lograr optimizando las prácticas de gestión y bioseguridad y las condiciones de alojamiento (Maes et al., 2008). Sin embargo, estas medidas podrían no proporcionar siempre las mejoras deseadas y/o podría ser difícil implementar cambios debido a las limitaciones financieras, logísticas y prácticas. En ese caso, la vacunación frente M. hyopneumoniae es una herramienta muy útil para controlar las infecciones por M. hyopneumoniae. En granjas infectadas, la vacunación mejora la salud y el rendimiento de los animales, y reduce el uso de antimicrobianos. La vacunación se practica con frecuencia en todo el mundo y se dispone de diferentes vacunas frente M. hyopneumoniae. Las vacunas comerciales son principalmente vacunas bacterianas autorizadas para la vacunación única o doble en lechones. Algunas vacunas también están autorizadas para su uso en animales de reproducción. La mayoría de las vacunas bacterianas deben administrarse por vía intramuscular, pero algunas de ellas están autorizadas para su administración intradérmica (Maes et al., 2020).


Efectos de la vacunación



 

Además, se observa menor tiempo hasta alcanzar el peso para el sacrificio, menor variación en el peso para el sacrificio (canales más homogéneas), reducción de los signos clínicos (tos), menor prevalencia y gravedad de las lesiones pulmonares de tipo Mycoplasma y menores costes de tratamiento (Maes et al., 1998, 1999; Jensen et al., 2002).


Aunque las infecciones por M. hyopneumoniae no causan lesiones de pleuritis, se ha demostrado que las infecciones contraídas de forma temprana durante la cría de cerdos de engorde predisponen a la pleuritis registrada en el sacrificio (Holmgren et al., 1999). En consecuencia, los estudios mostraron que la vacunación frente M. hyopneumoniae puede provocar una disminución de la pleuritis en cerdos de sacrificio (Maes et al., 1999; del Pozo et al., 2014), probablemente debido a un menor número de infecciones bacterianas secundarias como las de Pasteurella multocida y/o Actinobacillus pleuropneumoniae (Marois et al., 2009).


Las vacunas utilizadas actualmente también reducen el número de organismos de M. hyopneumoniae en las vías respiratorias (Meyns et al., 2006; Vranckx et al., 2012) y reducen el nivel de infección en una granja (Sibila et al., 2007).


Sin embargo, la protección frente los signos clínicos y las lesiones pulmonares de tipo Mycoplasma a menudo es incompleta y la vacunación no impide la colonización. Los modelos de transmisión en condiciones experimentales (Meyns et al., 2006) y de campo (Pieters et al., 2010; Villarreal et al., 2011) mostraron que la vacunación solo aportaba una reducción limitada y no significativa del índice de transmisión de M. hyopneumoniae. Por lo tanto, estos autores concluyeron que la vacunación como única medida de control no va a eliminar M. hyopneumoniae de las granjas de cerdos infectadas. Los efectos de la vacunación también pueden variar entre granjas. Esto puede deberse al incumplimiento de los principios básicos de las buenas prácticas de vacunación, p. ej. las condiciones de conservación y administración de la vacuna inadecuadas, una mala higiene en el momento de la vacunación y no seguir las directrices mencionadas en el prospecto. 

 

 


Estrategias de vacunación


En granjas sin M. hyopneumoniae o con niveles de infección muy bajos, es posible que no se recomiende la vacunación ya que, en estas condiciones, los beneficios de la vacunación pueden no superar los costes. En otras granjas, se han adoptado diferentes estrategias de vacunación, dependiendo del tipo de granja, el sistema de producción y las prácticas de gestión, el patrón de infección y las preferencias del productor porcino.


Vacunación de lechones



 

Su eficacia se ha demostrado en numerosos estudios experimentales y de campo (Jensen et al., 2002). La vacunación de lechones lactantes (vacunación temprana; <4 semanas de edad) es la más frecuente, especialmente en granjas de un solo sitio, mientras que a veces se practica la vacunación de lechones de transción/de engorde temprano (vacunación tardía; entre 4 y 10 semanas), especialmente en sistemas de tres sitios en los que las infecciones tardías son más frecuentes. Originalmente, la vacunación doble era la práctica más frecuente.

 

 

Con las vacunas de una dosis, la habilidad del productor porcino o del empleado para vacunar adecuadamente podría ser más crucial para cumplir con la vacunación, ya que solo se administra una inyección. La vacunación única a los 7 o 21 días de edad fue eficaz (rendimiento, lesiones pulmonares) en una granja de cerdos con enfermedad respiratoria clínica durante la segunda mitad del periodo de engorde (Del Pozo Sacristán et al., 2014). Los estudios experimentales (Arsenakis et al., 2016) y de campo (Arsenakis et al., 2017) han demostrado que la vacunación de lechones tres días antes del destete aporta resultados ligeramente mejores (rendimiento, lesiones pulmonares) que la vacunación en el destete. Del Pozo Sacristán (2014) ha publicado una descripción general del efecto de la vacunación de lechones obtenida a partir de distintos estudios sobre lesiones pulmonares y otros parámetros.


Se obtuvieron reducciones de entre el 5 % y más del 50 % en la prevalencia de las lesiones de neumonía, junto con una reducción significativa en la gravedad de las lesiones. Un metaanálisis, basado en 63 estudios de vacunación contra M. hyopneumoniae, mostró que los animales vacunados tenían de media 22 gramos más de GMD que los animales no vacunados (Jensen et al., 2002).



 

Los cerdos de transición tienen un menor nivel de inmunidad materna, pero pueden estar ya infectados con M. hyopneumoniae (Villarreal et al., 2010).


Además, la ventana de edad en la que los lechones se infectan puede variar entre grupos sucesivos dentro de una piara (Sibila et al., 2004). Las estrategias de vacunación adaptadas a patrones de infección específicos de la granja p. ej., la vacunación de lechones al menos dos semanas antes de la seroconversión, han tenido éxito en la reducción del impacto de la infección por M. hyopneumoniae (Wallgren et al., 2000). Algunas infecciones patógenas p. ej. con el virus del síndrome reproductivo y respiratorio porcino (porcine reproductive and respiratory syndrome virus, PRRSV), el circovirus porcino tipo 2 (porcine circovirus type 2, PCV-2) o S. suis se producen principalmente después del destete y pueden afectar al estado de salud general de los cerdos y, en consecuencia, interferir con las respuestas inmunitarias adecuadas después de la vacunación. Además, en el caso de la administración intramuscular, puede tener lugar la transmisión iatrogénica de estos patógenos durante la vacunación.


Vacunación de cerdas jóvenes de reproducción


La vacunación de cerdas jóvenes de reproducción durante la aclimatación o la cuarentena es una práctica frecuente (Garza-Moreno et al., 2018). Se recomienda la vacunación en caso de que cerdas jóvenes negativas o cerdas jóvenes con estado de infección desconocido que entren en una granja infectada con M. hyopneumoniae.

 

 

La vacunación de las cerdas jóvenes dos veces (a las 2 y 6 semanas después de la entrada) en la unidad de aclimatación de las cerdas jóvenes redujo significativamente.


La proporción de cerdas jóvenes positivas en la PCR a las 14 semanas después de la entrada en una granja clínicamente infectada con M. hyopneumoniae (Garza-Moreno et al., 2019). La vacunación también aumentó los niveles de anticuerpos de las cerdas jóvenes y su descendencia. Aunque la vacunación no proporcionó una protección completa, el nivel de infección dentro de la población de cerdas jóvenes de la granja estudiada se redujo significativamente en comparación con un grupo de cerdas jóvenes que no estaba vacunada.


Vacunación de cerdas adultas


La vacunación de cerdas adultas al final de la gestación es una práctica menos frecuente.

 

 

Wallgren et al. (1998) mostraron que los anticuerpos séricos en la cerda adulta comienzan a disminuir durante el último mes de gestación y, por lo tanto, los autores recomendaron vacunar a las cerdas adultas al menos cuatro semanas antes del parto previsto.


La inmunidad derivada de la madre en lechones proporciona una protección parcial frente a la infección por M. hyopneumoniae y reduce la gravedad de los signos clínicos y las lesiones pulmonares de tipo Mycoplasma tras la infección por desafío de lechones. Los títulos iniciales de anticuerpos en lechones recién nacidos dependen del estado inmunitario de la cerda adulta y de la cantidad de calostro ingerido por los lechones (Wallgren et al., 1998). Dado que la inmunidad derivada de la madre disminuye con la edad de los lechones, también la protección puede disminuir con la edad.

 

 

Además, se demostró que los cerdos de cerdas adultas vacunadas también presentaban un menor número de lesiones pulmonares de tipo Mycoplasma en el momento del sacrificio, en comparación con los cerdos de cerdas adultas no vacunadas (Arsenakis et al., 2019).


Dado que los lechones de cerdas adultas vacunadas todavía se pueden infectar, pueden estar justificadas las medidas adicionales para controlar M. hyopneumoniae durante las fases de transición y acabado. En granjas con altos niveles de infecciones por M. hyopneumoniae o en caso de síntomas clínicos en la población de cerdas adultas, se puede practicar la vacunación de todos los animales de reproducción al mismo tiempo con el fin de estabilizar y homogeneizar la inmunidad de las reproductoras.


Vías de administración


La inyección intramuscular es la vía de administración más utilizada de la vacunación contra M. hyopneumoniae. La vacunación intradérmica también es posible con algunas vacunas. Esta vía de administración actúa directamente sobre las células epidérmicas de Langerhans y las células dendríticas de la piel, que son fundamentales para un cebado eficaz de los linfocitos T y B.

 

 

Además, no se utilizan agujas, ya que la vacuna se administra por vía intradérmica mediante presión, lo que puede reducir el riesgo de infecciones iatrogénicas. La mayor dispersión del antígeno en el lugar de la inyección también puede reducir las reacciones en el lugar de la inyección (Del Pozo Sacristán, 2014).

 

 

Martelli et al. (2014) mostraron que la vacunación intradérmica con una vacuna bacteriana inducía una respuesta inmunitaria sistémica humoral y mediada por células, así como inmunidad humoral local, que eran comparables a las que se obtenían mediante la administración intramuscular de una vacuna bacteriana. También se han obtenido buenos resultados (rendimiento, lesiones pulmonares) con la vacunación intradérmica contra M. hyopneumoniae en otros estudios (Jones et al., 2005; Ferrari et al., 2011; Tassis et al., 2012).

 

Bibliografía


1. Arsenakis, I., Michiels, A., del Pozo Sacristán, R., Boyen, F., Haesebrouck, F., & Maes, D. (2017). Mycoplasma hyopneumoniae vaccination at or shortly before weaning under field conditions: a randomised efficacy trial. Veterinary Record, 181, 19.

2. Arsenakis, I., Michiels, A., Schagemann, G., Duran, O., Boyen, F., Haesebrouck, F., & Maes D. (2019). Effects of prefarrowing sow vaccination against Mycoplasma hyopneumoniae on offspring and lung lesions. Veterinary Record, 184(7), 222.

3. Arsenakis, I., Panzavolta, L., Michiels, A., Del Pozo Sacristan, R., Boyen, F., Haesebrouck, F., Maes, D. (2016). Efficacy of Mycoplasma hyopneumoniae vaccination before and after weaning against experimental challenge infection in pigs. BMC Veterinary Research, 12, 63, DOI: 10.1186/s12917-016-0685-9.

4. Baccaro, M.R., Hirose, F., Umehara, O., Gonçalves, L.C.B., Doto, D.S., Paixão, R., Shinya, L.T., & Moreno, A.M. (2006). Comparative efficacy of two single-dose bacterins in the control of Mycoplasma hyopneumoniae in swine raised under commercial conditions in Brazil. Brazilian Veterinary Journal, 172, 526-531.

5. Beffort, L., Weiss, C., Fiebig, K., Jolie, R., Ritzmann, M. & Eddicks M. (2017). Field study on the safety and efficacy of intradermal versus intramuscular vaccination against Mycoplasma hyopneumoniae. Veterinary Record, 181, 348.

6. Del Pozo Sacristan, R. (2014). Treatment and control of Mycoplasma hyopneumoniae infections. In: PhD thesis, Ghent University Belgium, pp. 189.

7. Del Pozo Sacristan, R., Sierens, A., Marchioro, S., Vangroenweghe, F., Jourquin, J., Labarque, G., Haesebrouck, F. & Maes D. (2014). Efficacy of early Mycoplasma hyopneumoniae vaccination against mixed respiratory disease in older fattening pigs. Veterinary Record, 174, 197.

8. Ferrari, L., Borghetti, P., Gozio, S., De Angelis, E., Ballotta, L., Smeets, J., Blanchaert, A. & Martelli, P. (2011). Evaluation of the immune response induced by intradermal vaccination by using a needle-less system in comparison with the intramuscular route in conventional pigs. Research in Veterinary Science, 90, 64-71.

9. Fu, T., Ulmer, J.B., Caufield, M.J., Deck, R.R., Friedman, A., Wang, S., Liu, X., Donnelly, J.J. & Liu, M.A. (1997). Priming of cytotoxic T lymphocytes by DNA vaccines. Requirement for professional antigen presenting cells and evidences for antigen transfer from myocytes. Molecular Medicine, 3, 362-371.

10. Garza-Moreno, L., Pieters, M., López-Soria, S., Carmona, M., Krejci R., Segalés, J. & Sibila, M. (2019). Comparison of vaccination protocols against Mycoplasma hyopneumoniae during the gilt acclimation period. Veterinary Microbiology, 229, 7-13.

11. Garza-Moreno, L., Segalés, J., Pieters, M., Romagosa, A. & Sibila, M. (2018). Acclimation strategies in gilts to control Mycoplasma hyopneumoniae infection. Veterinary Microbiology, 219, 23-29.

12. Holmgren, N., Lundeheim, N. & Wallgren, P. (1999). Infections with Mycoplasma hyopneumoniae and Actinobacillus pleuropneumoniae in fattening pigs; Influence of piglet production system and influence on production parameters. Journal of Veterinary Medicine series B, 46, 535-544.

13. Jensen, C.S., Ersbøll, A.K. & Nielsen, J.P. (2002). A meta-analysis comparing the effect of vaccines against Mycoplasma hyopneumoniae on daily weight gain in pigs. Preventive Veterinary Medicine, 54, 265–278.

14. Jones, G.F., Rapp-Gabrielson, V., Wilke, R., Thacker, E.L., Thacker, B.J., Gergen, L., Sweeney, D. & Wasmoen, T. (2005). Intradermal vaccination for Mycoplasma hyopneumoniae. Journal of Swine Health and Production, 13, 19-27.

15. Maes, D., Deluyker, H., Verdonck, M., Castryck, F., Miry, C., Lein, A., Vrijens, B. & de Kruif, A. (1998). The Effect of Vaccination against Mycoplasma hyopneumoniae in Pig Herds with a Continuous Production System. Zoonoses and Public Health, 45, 495-505.

16. Maes, D., Deluyker, H., Verdonck, M., Castryck, F., Miry, C., Vrijens, B., Verbeke, W., Viaene, J. & de Kruif, A. (1999). Effect of vaccination against Mycoplasma hyopneumoniae in pig herds with an all-in/all-out production system. Vaccine, 17, 1024-1034.

17. Maes, D., Segalés, J., Meyns, T., Sibila, M., Pieters, M. & Haesebrouck, F. (2008). Control of Mycoplasma hyopneumoniae infections in pigs. Veterinary Microbiology, 126, 297-309.

18. Maes, D., Boyen, F., Dellagostin, O., Shao, G., Haesebrouck, F. (2020). In: Book Mycoplasmas in Swine. Chapter 11. Editors: Dominiek Maes, Marina Sibila, Maria Pieters. ISBN 978-94-6379-796-2, Acco Publishers, Leuven Belgium, 207-220.

19. Marois, C., Gottschalk, M., Morvan, H., Fablet, C., Madec, F. & Kobisch, M. (2009). Experimental infection of SPF pigs with Actinobacillus pleuropneumoniae serotype 9 alone or in association with Mycoplasma hyopneumoniae. Veterinary Microbiology, 135, 283-291.

20. Martelli, P., Saleri, R., Cavalli, V., De Angelis, E., Ferrari, L., Benetti, M., Ferrarini, G., Merialdi, G., Borghetti, P. (2014). Systemic and local immune response in pigs intradermally and intramuscularly injected with inactivated Mycoplasma hyopneumoniae vaccines. Veterinary Microbiology, 168, 357–364.

21. Meyns, T., Dewulf, J., de Kruif, A., Calus, D., Haesebrouck, F. & Maes, D. (2006). Comparison of transmission of Mycoplasma hyopneumoniae in vaccinated and non-vaccinated populations. Vaccine, 24, 7081-7086.

22. Pieters, M., Fano, E., Pijoan, C. & Dee, S. (2010). An experimental model to evaluate Mycoplasma hyopneumoniae transmission from asymptomatic carriers to unvaccinated and vaccinated sentinel pigs. Canadian Journal of Veterinary Research, 74, 157-160.

23. Ruiz, A., Utrera, V. & Pijoan, C. (2003). Effect of Mycoplasma hyopneumoniae sow vaccination on piglet 819 colonization at weaning. Journal of Swine Health and Production, 11, 131-135.

24. Sibila, M., Bernal, R., Torrents, D., Riera, P., Llopart, D., Calsamiglia, M. & Segalés, J. (2008). Effect of sow vaccination against Mycoplasma hyopneumoniae on sow and piglet colonization and seroconversion, and pig lung lesions at slaughter. Veterinary Microbiology,127, 165-170.

25. Sibila, M., Nofrarias, M., Lopez-Soria, S., Segalés, J., Valero, O., Espinal, A. & Calsamiglia, M. (2007a). Chronological study of Mycoplasma hyopneumoniae infection, seroconversion and associated lung lesions in vaccinated and non-vaccinated pigs. Veterinary Microbiology, 122, 97–107.

26. Sibila, M., Calsamiglia, M., Nofrarías, M., López-Soria, S., Espinal, A., Segalés, J., Riera, P., Llopart, D. & Artigas, C. (2004b). Longitudinal study of Mycoplasma hyopneumoniae infection in naturally infected pigs. In: Proceedings of the 18th IPVS Congress, Hamburg, Germany, June 27 to July 1, 169.

27. Tassis, P.D., Papatsiros, V.G., Nell, T., Maes, D., Alexopoulos, C., Kyriakis, S.C. & Tzika, E.D. (2012). Clinical evaluation of intradermal vaccination against porcine enzootic pneumonia (Mycoplasma hyopneumoniae). Veterinary Record, 170, 261.

28. Villarreal, I., Vranckx, K., Duchateau, L., Pasmans, F., Haesebrouck, F., Jensen, J., Nanjiani, I., & Maes, D. (2010). Early Mycoplasma hyopneumoniae infections in European suckling pigs in herds with respiratory problems: detection rate and risk factors. Veterinary Medicine Czech 55, 318-324.

29. Villarreal, I., Meyns, T., Haesebrouck, F., Dewulf, J., Vranckx, K., Calus, D., Pasmans, F. & Maes, D. (2011). Effect of vaccination against Mycoplasma hyopneumoniae on the transmission of M. hyopneumoniae under field conditions. The Veterinary Journal, 188, 48-52.

30. Vranckx, K., Maes, D., Villarreal, I., Chiers, K., Pasmans, F. & Haesebrouck, F. (2012). Vaccination reduces macrophage infiltration in bronchus-associated lymphoid tissue in pigs infected with a highly virulent Mycoplasma hyopneumoniae strain. BMC Veterinary Research, 8, 24.

31. Wallgren, P., Bölske, G., Gustafsson, S., Mattsson, S. & Fossum, C. (1998). Humoral immune responses to Mycoplasma hyopneumoniae in sows and offspring following an outbreak of mycoplasmosis. Veterinary Microbiology, 60, 193-205.

32. Wallgren, P., Vallgårda, J., Lindberg, M., Eliasson.Selling, L. &. Segall, T. (2000). The efficacy of different vaccination strategies against Mycoplasma hyopneumoniae. In: Proceedings of the 16th IPVS Congress, Melbourne, Australia, 461.

 

COMENTARIOS

Avatar
Mvz. Roberto Carlos Malvaez | México, México
03 de Sep, 2021 06:01:12 am

RESPONDER

Buen día, la vacunación en lechones jóvenes 2 días antes del destete, ¿no interfiere con los anticuerpos maternos que la cerda pudiera transferir?

Avatar
Gustavo Ordaz | Michoacán, México
27 de Oct, 2021 04:44:04 pm

Hola Médico, disculpe que me dirija por este medio a usted y que mi comentario no sea relacionado este tema, yo soy nuevo en porcicultura, tengo 30 vientres y no sé de la vacunación, no he podido conseguir un calendario de vacunación. Si usted me pudiera orientarme lo agradecería, ¡Saludos!

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.






Olvidé mi contraseña

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.