• u
    • REGÍSTRATE AQUÍ
  • INICIAR SESIÓN

Puntos clave para la prevención, diagnóstico y control del virus de la diarrea epidémica porcina (DEP) y Deltacoronavirus

  • Víctor Quintero Ramírez
  • Q
  • Enero 08, 2018
  • G
  • 1425
  • 1
  • j
  • 0
i

El Síndrome Entérico Asociado a Coronavirus Porcino es una enfermedad caracterizada por diarrea y vómito en cerdos de diferentes edades, siendo más severamente afectados los lechones lactantes, en los que la mortalidad es elevada. Es causado por un virus del grupo Alfacoronavirus, que incluye a los virus de la Diarrea Epidémica Porcina (DEP) cepas Prototipo (alta virulencia) e Indel (virulencia media), al virus de la Gastroenteritis Transmisible del Cerdo (GET) y al grupo del Deltacoronavirus.


En México la DEP tiene una conducta estacional, con presentación de un mayor número de granjas con enfermedad clínica en el invierno, lo que se ha repetido desde el año 2013.


A partir de noviembre de 2017 se detectó un aumento en el número de granjas afectadas por los virus de DEP y Deltacoronavirus, inicialmente en la región centro-occidente del país y posteriormente en el centro y oriente del país.


La novedad en este brote es el hallazgo de Deltacoronavirus en un mayor número de casos, además de casos positivos a DEP, lo que nos obliga a definir las estrategias de prevención y control de la enfermedad. Estas estrategias las podemos enlistar en los siguientes puntos clave:


1.- PREVENCIÓN.


Es importante considerar que los factores de mayor riesgo de contaminación de las granjas están relacionados con transportes sucios, ropa y calzado contaminados, fauna nociva como aves silvestres, roedores, perros, gatos e insectos como cucarachas. Además, la cercanía con granjas contaminadas, rastros o carreteras con alta frecuencia de transporte de cerdos tanto entre sitios como a rastro.


En base a los factores de riesgo se deben considerar las medidas básicas de bioseguridad para cada empresa porcina. Podemos anotar algunos de los puntos más generales:


Cumplir los protocolos de lavado y desinfección de vehículos que transportan cerdos, tanto envíos a rastro como traslados entre los diferentes sitios de las empresas.


Uso de corrales, expendios o rampas de transferencia de cerdos, para evitar la entrada de vehículos procedentes del rastro directamente a las granjas.


Todo vehículo que ingresé a la granja debe estar limpio y desinfectado. El arco sanitario es un complemento de la desinfección y el vehículo debe pasar dos veces por el arco para que quede realmente impregnado por el desinfectante.


Los vehículos que transportan personal de la granja, deben estacionarse en el exterior de la misma.


• Implementación de baños secos para evitar el ingreso del personal con ropa de calle.


• Baño de ducha obligatorio a toda persona que ingrese a granja, respetando las zonas negra, gris y blanca del baño.


El personal debe mantener su ropa y botas limpias, con lavado frecuente en estaciones de lavado colocadas estratégicamente en las entradas de las diferentes áreas de la granja.


Uso de botas internas principalmente en salas de maternidad.


Evaluar los sitios de depósito de estiércol y desecho de la mortalidad, aplicando cal en los mismos, si es que no se cuenta con biodigestores, lagunas de oxidación y compostas.


Control de fauna nociva, tanto con malla pajarera, cerco perimetral y programa de control de plagas.


2.- DIAGNÓSTICO


El diagnóstico en cada granja afectada es muy importante para determinar exactamente qué virus está infectando a los cerdos, ya que el manejo es diferente. Se recomienda solicitar la batería diagnóstica por PCR en heces diarreicas de virus DEP, Deltacoronavirus, Gastroenteritis Transmisible, Rotavirus y toxinas de E. coli y Clostridium perfringens. Se envían mínimo 10 muestras de diferentes cerdos para hacer 2 pools de 5.


El cuadro clínico es semejante con todos los agentes, con diarrea líquida verde obscura en cerdas y cerdo de engorda, así como diarrea líquida amarilla grumosa en lechones y cerdos destetados. La mortalidad tiende a ser mayor en la cepa Prototipo de DEP, sin embargo esto varía por los brotes antecedentes de la granja, meses libres de la enfermedad, el nivel de inmunidad materna y las condiciones de higiene, sobre todo de maternidades.


3.- CONTROL DE DEP Y DELTACORONAVIRUS.


Una vez confirmado el diagnóstico nos enfocamos en dos objetivos:


Limpieza rigurosa de la granja, con énfasis en maternidades. 


Generación de inmunidad calostral y láctea. 


El protocolo de limpieza incluye la eliminación de estiércol y cualquier otro tipo de materia orgánica de las salas de maternidad, lavado con desengrasantes, enjuagado, aplicación de desinfectantes y secado.


Para la generación de inmunidad se debe considerar el escenario que presenta la granja, y de acuerdo al escenario se establece la estrategia:


Escenario 1.- Granjas con DEP y menos de un año del brote anterior aún presentan inmunidad en la mayoría del hato reproductor, y el grupo más afectado son las primerizas. Se puede considerar el uso exclusivamente de la vacuna comercial, con doble aplicación a 5 y 2 semanas preparto. En este caso es opcional la aplicación de un inóculo con virus vivo (feedback) y depende del riesgo de reactivar a otros agentes infecciosos como PRRS, Circovirus, parvovirus, salmonelas o disentería porcina.


Escenario 2.- Granjas con más de un año sin evidencia de DEP. En este caso hay una población significativa de cerdas que no tuvieron contacto con el virus de campo, por lo que el nivel de inmunidad de hato es baja. El grupo de cerdas de 1° y 2° partos puede abarcar hasta un 40° de población, por lo que la severidad del brote será mayor en morbilidad y mortalidad. En este caso se recomienda el uso de feedback exclusivamente de contenido intestinal y diarreas (sin tejidos molidos) y la aplicación de vacuna como refuerzo a la inmunidad calostral, bajo el esquema de dos aplicaciones preparto.


Escenario 3.- Granjas infectadas con Deltacoronavirus. En este caso se recomienda aplicar un feedback con diarrea y contenido intestinal. La vacuna no funciona en este caso, ya que no hay inmunidad cruzada con los virus de DEP.


En relación a las vacunas hay que considerar que generan inmunidad sistémica, lo que eleva la cantidad de anticuerpos en el calostro y protege básicamente en la primera semana de vida. La protección en el resto de la lactancia depende de los anticuerpos presentes en la leche, producidos a partir de la exposición al virus de campo.


El uso de feedback se restringe a los casos estrictamente necesarios y se recomienda confirmar en el inóculo la presencia del virus causal del problema de la granja y comprobar que no contenga virus indeseables, como PRRS o Circovirus a través de pruebas de PCR.


Se recomienda también la comunicación entre miembros de asociaciones de porcicultores y vecinos, para tomar en forma grupal las medidas de diagnóstico y control más adecuadas para este problema.

 

COMENTAR ESTE ARTÍCULO

S

Para comentar sobre este artículo es necesario ser un usuario registrado.

Si aún no tienes tu cuenta, puedes crearla fácilmente y disfrutar de contenido exclusivo.

Derechos reservados © 2000 - 2018, Pecuarios.com, Aviso de privacidad